miércoles, 12 de agosto de 2020

Sobre proverbios navarros. EzpelZaintza2050


Hola. Hoy quería irrumpir de nuevo en este blog para contarte el desarrollo de #EzpelZaintza2050 pero no sé lo que saldrá, pues tengo un batiburrillo de sentimientos y anécdotas a las que necesito dar salida.

Cómo sabes, #EzpelZaintza2050 es la campaña para la creación de un banco de semillas de boj en Abaurrea Alta, o, como dicen los expertos “un banco de germoplasma municipal.

La ideé sin saber si 100 g de frutos serían muchos o pocos, sin tener claro el momento de recolección y sin saber si la polilla del boj Cydalima perspectallis llegaría a nuestro pueblo algún día.

Me pareció adecuado hacerlo de todos modos, pues haciendo es como se aprende y si tenemos la suerte de que no debamos utilizar las semillas de nuestro banco se pueden donar a otras zonas que nos consta están siendo afectadas.

Fiché bojes en flor a principios de marzo y en junio tenían el fruto. Observé los arbolillos hasta que vi que alguno de los frutos empezaba a abrirse y otros a desprenderse.  Por mí hubiese esperado para arrancar el plan, tenía demasiado miedo de movilizar a los vecinos a recoger frutos sin madurar y echar a perder el esfuerzo y las semillas. Pero ocurrió algo que precipitó la puesta en marcha, y es que después de recoger unos pocos frutos en los bojes del museo VI UNA POLILLA COMEBOJ. Ahí estaba, en mis morros, en mi oficina, descansando en el techo.

Esa polilla me dijo que era el momento de recoger semillas de boj, pues si ella o cualquier otra pone huevos este año, dada la voracidad de las orugas y su ritmo de reproducción, en 2021 lo mismo no nos queda un boj en Abaurrea Alta.

Convoqué a una jornada de presentación y recolección de EzpelZaintza2050 que tendría lugar dos días más tarde. Fue un día muy agradable en el que una veintena de vecinos subieron al Campo de los Grillos, conocieron la iniciativa y se formaron los primeros equipos recolectores.

A muchos les pasaba como a mi. Tenían esa falsa seguridad de que la altitud y el frío nos protegería, como lo ha hecho en tantas otras ocasiones, de los problemas y las plagas que tienen “por ahí abajo”.

Haber encontrado el primer ejemplar adulto en Abaurrea Alta y tenerlo capturado para mostrarlo nos cambió la mentalidad a todos. Aún no sabemos hasta qué punto la polilla puede prosperar aquí pero estamos preparados si lo hace.

Conocer la iniciativa, ver unas imágenes con los destrozos que la polilla ha hecho allá por donde ha pasado y saber que ha llegado hasta aquí fue suficiente para que de los 700 g que mi equipo había recogido llegásemos a los 2 kilos 200 gramos recolectados aquel día. No te mentiré, si había recogido con mi grupo era para tener un comodín y repartir premios si había poca participación y los equipos no llegaban a los 100 g mínimos para recibir un premio.

Nuestros patrocinadores funcionan así. Se les ofrece la posibilidad de apoyar la campaña regalando algo (sea un chicle, una pegatina, una gorra o lo que sea) a cambio de un volumen alcanzado. “Si llegáis a un kilo os damos un libro”. “Si llegáis a 10 kilos os damos dos viseras”. Son tratos de ese estilo y quería tener un mínimo asegurado para que nadie se fuese sin un premio.


Bueno, después de esa primera jornada los participantes, equipos y gramos se multiplicaron. Todos los equipos vinieron a depositar más frutos al día siguiente.. y así hemos seguido hasta el día de hoy.

Saben que “los premios son tonterías”, de hecho, sean tonterías o no los mantengo en el más estricto secreto hasta el día de la entrega. La idea era motivarles con un aliciente a corto plazo para que inviertan su tiempo en asegurarnos un futuro (medioambientalmente hablando), no que quieran llegar a un volumen recogido porque el premio será mayor. Todos los equipos reciben el mismo tipo de premio por cada 100g, independientemente de cual coja más. El premio real, lo saben todos, es que tenemos la oportunidad de salvar nuestro boj.

Vale. ¿Y ahora qué te cuento? pues que los días que le sucedieron a aquel han sido una locura total. Comprobé que los frutos acaban de madurar y expulsan las semillas si se extienden al sol un rato. Esto es pura lógica ¿no?, pues una cosa es saberlo y otra comprobarlo y darte cuenta de que por no haber tapado los frutos has sembrado un bojedal, que por no cerrar bien una cajita tienes semillas hasta en la sopa y que todos los días hay que extender los frutos, recogerlos y separar las semillas de las “zaborrak” o se te llena la casa de burriquitos, chocolateras, pucheritos, trespicos o comolosquierasllamar.

Y a eso mismo me llevo dedicando las últimas semanas, pues cuando la pila de frutos y bandejas parece estar más o menos controlada, mis vecinos me traen más y más para hacer crecer nuestro banco de semillas de boj.

Si saco un rato para escribir esto es porque el verano sigue su marcha y cada vez hay menos burriquitos para recoger de los arbustos y el ritmo de trabajo ha bajado un poco.


Esta aventura me está dejando momentos inolvidables.

Tengo fotos mías con 3 años jugando con frutos de boj “pucheritos” les llamaba yo, porque parecen calderos o pucheros en miniatura. Tengo un recuerdo muy vivido, sentada en un murete de este pueblo, jugando durante horas con los pucheritos y los platanitos (hojas de sedum álbum, que, como habrás deducido, parecen plátanos en miniatura). Jugaba sola y me abstraía de todo lo demás durante horas.


Ahora, 35 años más tarde, juego a lo mismo en el mismo sitio, pero yo soy más grande y el juego también ha tomado un cariz más importante. Ya no juego sola, somos más de 30 vecinos jugando a lo mismo, jugando por lo mismo. La polilla come-boj hizo que haya mucho en juego como para quedarse en el banquillo o jugando a otras cosas.


Estoy conociendo mejor a los participantes y me aportan muchísimo. No sólo semillas. Me cuentan historias, anécdotas y preocupaciones relacionadas con el boj. Me están enseñando muchos valores que no conocía o tenía olvidados; la competición sana, el altruismo incuestionable, la cooperación…

Dicen que los aezkoanos tenemos un jabalí en el escudo porque somos como ese animal; pacífico si se nos deja en paz pero fieros y temerarios si nos vemos amenazados. ¡Qué te voy a contar! ¡Se ha liado parda cuando han entendido que nuestro boj, la base de nuestro paisaje y ecosistema, está amenazado!

Basta el aleteo de una mariposa nocturna comeboj en Pamplona para que se levante un huracán de manos recolectoras de semillas en Abaurrea Alta. Así somos.

Me veo en sus ojos y pienso en lo mezquina que he sido. No sé qué hubiese pasado si con 3 años me hubiese venido alguien hablando de EzpelZaintza8616, pero a los 8, a los 10, a los 15, me hubiese importado eso de que el premio por 100 g sea una chorrada. En el momento adecuado se pueden recoger 100 g en 20 min o 30 min y a estas alturas se tarda de 40 a 60 minutos.. ¿Qué me das un chicle, dices?.

También hubiese cuestionado eso de “y si no hacen falta aquí, las donaremos a otros lugares”. ¿Cómooooo? ¡Si no hacen falta aquí las guardamos para cuando hagan falta o las vendemos! ¡Que se las hubiesen apañado antes!.

Cydalima perspectalis (DPHNPE)[World distribution]| EPPO Global ...

Si. Me miro en sus ojos y veo frente a frente lo mezquina que fui y lo increíbles que son ellos.

Y me hace sumamente feliz. No conozco a mucha gente pero veo y escucho en los medios que todos esos a los que no conozco son mezquinos, estúpidos, o simplemente pasan de todo. Es bonito ver que la mezquina, estúpida y que pasaba de todo fue una misma y que no ha de esperar el ladrón (por mucho que digan los medios) que todos sean de su misma condición.

Nadie ha cuestionado que los premios sean tonterías ni que donemos parte de lo recogido a otras localidades, valles o comunidades.

Son inteligentes y bastaron 5 frases para explicarles EzpelZaintza2050. Lo entendieron a la primera y si yo pasé 200 días en la fase de negación (esto no nos pasará a nosotros), ellos brincaron directamente a la aceptación y a la acción.

Increíbles.

Les he intentado tranquilizar, como a mí me tranquiliza un asesor técnico del Dto. de Medio Ambiente siempre que hablo con él (¡gracias!). Les cuento que el boj es muy resistente y es muy desconocido, y que han descubierto que tiene la capacidad de “hacerse el muerto” durante años y rebrotar. Lo han comprobado en contados bojes de grandes masas arrasadas por la malditapolilla en Navarra. Les dejo claro que aún no se sabe lo que hará por aquí, que tenemos la altitud y el frío como barrera natural.

Ellos me miran con expresión seria y decidida. Sus ojos expresan que “un boj rebrotando en mitad de 30 hectareas no es suficiente y la barrera natural se traduce en tiempo que tenemos para prepararnos”. Me estremece ver esa madurez y entereza en los ojos de esta gente.

Psicológicamente también es interesante, pues hemos hablado sobre ello y si de la noche a la mañana empezamos a ver grandes extensiones de verde muerto y seco, cubierto de una mortaja similar a una tela de araña… saben que tenemos un plan B. Habrá que esperar y será duro, pero conocen y han contribuido a ese plan B.

No sé si la Navarra entera podrá soportar la tristeza de los aezkoanos por perder su verde.

 Hasta ahora teníamos la tristeza de estar sin servicios básicos, de no importarle a nadie más que para la foto, de haber sido engañados en repetidas ocasiones… esa tristeza se hacía incómoda en Navarra pero llegaba amortiguada por la alegría que nos genera nuestro paisaje, nuestro aire sano, nuestra riqueza medioambiental.  No sé si la Navarra entera podrá soportar la pérdida de la alegría que da el verde del Pirineo. Entre toda esa tristeza, habrá una treintena de vecinos de Abaurrea Alta que lo vieron venir y tienen un plan B, lo que les hace estar menos tristes e impacientes por iniciar otra fase de este proyecto.

Vale, con tanta tristura así de pronto EzpelZaintza2050 parece algo triste y ¡¡para nada!! justo ha resultado ser todo lo contrario. Reímos y disfrutamos como nunca antes de los bojes.

En mi caso propio y en algún otro que me hicieron llegar, están siendo las tardes de verano que más hemos disfrutado en la vida.

Me paso la tarde entre boj, buscando el momento para ir a recoger frutos. Paso horas entretenidísimas e incluso fumo menos, porque se pueden coger más frutos con dos manos que con una sola, y ya me liaré el cigarro cuando recoja este de aquí.. y este, y este otro, ¡ay va! menuda rama cargada, espera que voy... este está muy alto..  y se me ha olvidado que quería fumar, porque ¡mira qué musgo! ¡mira qué chinche! ¡mira! ¡ahí hay más frutos!.

Estoy aprovechando para hacer algo que quizás en el futuro no pueda. Ir a explorar a donde quiera. Uno de los mayores atractivos del boj es justo eso, permite llegar a peñascos, simas, o marañas de zarzas. Si hay boj hay modo de agarrarse y llegar, por muy temerario que parezca el camino, por muy angosto o escarpado que sea. Te metes entre bojes y llegas.

He descubierto muchos rincones con el pretexto de recoger frutos, aprovechando descaradamente que nuestros bojes aún están vivos. El día que mueran no podré llegar a esos lugares (a ver quien es el listo que avanza metros y metros entre pinchos de madera muerta para llegar no se sabe a donde). 

Llego entre bojes a sitios que quizás no ha pisado nadie todavía y yo soy la primera o sitios que guardan vestigios de quienes los pisaron antes. Cuevas, muros, rincones de ensueño… me lo estoy pasando en grande metiéndome por recovecos y explorando nuestro termino municipal.


Así es como lo aprovecho yo, pero en EzpelZaintza la gente lo aprovecha en el mismo grado.

 Una de las cosas que hacemos es registrar la ubicación toponímica del lugar de recolección.

 La idea es que si hace falta reforestar ese lugar se empleen esas mismas semillas. 

Bueno, pues la gente ha aprovechado para ir a sus bojedales favoritos y recoger allí primero.

Es precioso. Yo también fui a los bojes con los que jugaba de niña y me hizo ilusión encontrar algún fruto. No tenían muchos, pero alguno si me regalaron y me sentí feliz.

EzpelZaintza2050 está siendo una experiencia muy muy bonita. La preocupación por la polilla es un hecho, pero nosotros no vemos polillas, ni orugas comebojes, ni pinchos muertos. Nosotros vemos el boj de ahora, el boj que nos estamos asegurando que otros vean en un futuro.

En cada fruto hay de 4 a 6 dosis de esperanza a corto plazo, y cuatro frutos hacen una dosis de esperanza a largo plazo. Si 110 frutos pesan 5 g. ¡Imagínate la de alegría y dosis de esperanza que llevamos acumulada en kilos!


Y todo eso mientras disfrutamos recorriendo nuestro término municipal, pasando la tarde entre bojes, olvidándonos de otros problemas y circunstancias… cargando los bolsillos y mochilas de buenos momentos y esperanza.

¿Y cómo han reaccionado esas personas que aún no están en #EzpelZaintza2050?

Bueno… la gente que no se ha unido creo que es por tres motivos:

Hay quienes ven todo el revuelo y alboroto que genera la chavalada recogiendo que lo han vinculado con una actividad infantil. Los adultos y viejunos que estamos participando sabemos que para nosotros es más necesario y enriquecedor (mentalmente) pasar un rato al día entre bojes recogiendo frutos y sintiendo en ese rato de desconexión que hacemos algo útil. Ya aprenderán y si no se deciden a participar ellos se lo pierden.


Hay quienes piensan que participando les van a “quitar” los frutos a los niños. Quieren dejarles a ellos el entretenimiento. Vale. A ellos les explicaría que hay bojes de sobra en nuestro pueblo y que esos bojes de sobra tienen (durante un corto periodo de tiempo) frutos de sobra que parecen no acabarse nunca. TODOS los días paso por el mismo camino y reviso los mismos bojes. SIEMPRE cojo algún fruto que he visto a simple vista. Desde hace 15 días. Y no soy la única que pasa por ese camino. Serán los bojes más transitados por los grupos recolectores. SIEMPRE cojo algún fruto y me pregunto cómo es que no los vi en anteriores pasadas.


Por último, hay quien no tiene tiempo. Este motivo no lo voy a rebatir pues al hacerlo se nos irían un par de preciosos minutos y mi experiencia me dice que quien dice no tener tiempo no está dispuesto a sacarlo de ningún sitio.

Tu y yo sabemos que cuando descubres que hacer algo te gusta y te sienta bien al cuerpo y a la cabeza, cumples con todos los quehaceres con energía para disfrutar de ese momento. Lo mismo son sólo 10 minutos que te quedas con egoísmo para practicar una afición, a modo de premio, por el resto de obligaciones y deberes con los que cumpliste durante el día.

Luego hay un grupo de personas que confían en que los frutos se van a quedar sin madurar ni caer en los bojes el resto del año. Me dicen “ya nos uniremos” “ya recogeremos” y no sé como quedará el asunto, si lo harán a tiempo o se les pasará el arrboj.


Aunque no lo he confirmado, sospecho que todos los vecinos de Abaurrea Alta – Abaurregaina se han enterado de #EzpelZaintza2050 porque la gente habla y resulta llamativo ver grupos de personas recogiendo simientes de los bojes. Algunos visitantes al Museo de Estelas me han preguntado a ver qué pasa en el pueblo.

Un día en especial, fue graciosísimo. Una señora me preguntó, al ver un tarro con frutos, para qué servían, pues se había cruzado con nuestros equipos en acción y pensaba que se macerarían con alcohol o se añadirían a los guisos. Le expliqué brevemente el tema (ni alcoholes ni guisos, son tóxicos pero están en peligro inminente de extinción) y se sorprendió  del ímpetu que tenemos por defender lo nuestro.

Después vino otra familia y tuvieron que esperar, pues el equipo había venido a pesar la recolección que había asombrado a la otra. Detrás de ese equipo llegó otro, también a pesar.

 Al final el padre de familia preguntó a los presentes ¿por qué los recogéis? y una participante de 8 o 10 años contestó: “Porque una polilla exótica ha llegado aquí y sólo se alimenta de boj. No hay tratamiento ni tiene depredadores así que sólo morirá de hambre cuando haya matado y comido todo el boj. Cogemos las semillas para plantarlas cuando eso ocurra y que esto vuelva a ser así”. Vale. Yo te lo cuento así, pero la niña lo decía con tanta entereza como alegría. Porque llevaba la mochila con 700 g de esperanza y había pasado una tarde super divertida.

A mi, que no me había divertido tanto esa tarde, se me pusieron los pelos de punta con aquella respuesta tan clara, la familia entera flipó en colores. Esas personas volvieron a Cadiz, a Valencia, a Madrid.. y no sé qué contestarían si les preguntan ¿Cómo es la gente del valle de Aezkoa? pues se tropezaron con una piara de jabatos en medio del vendaval.

Y esto sigue.. seguimos sumando gramos, anécdotas, alegrías y risas. Tenemos competición sana entre los equipos y nos felicitamos con cada gramo que sumamos. Yo sigo con las bandejas, con las cajas, con los sobres y con el gel de sílice y la báscula. Estamos aprendiendo todo el proceso de secado y envasado.


Otros sitios de Navarra quieren sumarse e implantarlo en sus territorios y tenemos una memoria técnica inicial que ampliaremos con lo que estamos aprendiendo. Nos animan y ayudan con asesoramiento desde Pamplona, Madrid y Bruselas. Nos dicen que lo estamos haciendo bien y nos dan pautas para hacerlo mejor pues existe una preocupación real sobre el futuro del buxus sempervirens y cada vez son menos los territorios capaces de anticiparse.

 Por otro lado, al ser un arbusto que históricamente ha resistido a plagas y enfermedades de todo tipo, abundante y sin beneficio económico directo en la sociedad moderna, no existen líneas de investigación que busquen su protección ni protocolos de emergencia para evitar su extinción inminente.

EzpelZaintza2050 es una acción concreta, sencilla, tangible y escalable que vino a cubrir esa necesidad apremiante.

     

Bueno, temía pasarme toda la entrada agradeciendo a los participantes y equipos los gramos recogidos y el tiempo que dedicaron al banco de semillas. Aún nos quedan bojes con frutos y esto continúa.

Al empezar, pensaba que la polilla no llegaría y no me marcaba objetivos. Recogí 700 g y me animé, pues vi que yo sola podía llegar al kilo de frutos, que es una buena cifra, y tendría 10 regalitos si un equipo que se apuntaba y no llegaba a recoger los100 g.

Han pasado 15 días y con más de 15.000 gramos de frutos recogidos entre todos, creo firmemente que si dentro de 30 años subes hasta Abaurrea Alta y ves boj, existe la posibilidad de que sea gracias a los equipos EzpelTxiki, EzpelAndia, Etxeberri, X-Zurgin, JuankoZar, PacoYNicolas, LosPucheritos y Orbara de #EzpelZaintza2050.

La polilla ha llegado y vamos a marcarnos el objetivo de seguir, crecer, aprender y tecnificar el asunto este de preservar el boj para generaciones futuras.


Si quieres implantar #EzpelZaintza2050 en tu pueblo/comarca/barrio/zona y quieres que te ayudemos, contacta con nosotros.

Si quieres participar ya mismo en #EzpelZaintza2050 como recolector o como patrocinador premiando a los equipos, contacta con nosotros.

Y recuerda el proverbio navarro; “Cuando una estúpida mariposa comeboj aletea en Pamplona, el huracán es detenido por un pacífico (y fiero) jabalí en Abaurrea Alta.”


Descubre como fue la entrega de premios EzpelZaintza2050

.