miércoles, 5 de junio de 2019

10 motivos para elegir Abaurrea Alta para tus vacaciones o residencia


Hola, hoy miércoles de Junio te traigo 10 motivos por los que Abaurrea Alta – Abaurregaina resulta un sitio ideal para pasar tus vacaciones, adquirir tu segunda residencia o habitar todo el año. ¿Quieres conocerlos?



1.- Un punto estratégico para conocer la montaña Navarra

Abaurrea Alta – Abaurregaina se encuentra en el Pirineo Navarro y a las puertas de la Selva de Irati, exactamente entre sus dos entradas por la comunidad foral, a mitad de camino entre Ochagavía y Orbaizeta.


Esta situación en el mapa, lo hace un lugar ideal para visitar Irati y los pueblos pintorescos de la vertiente francesa: Mauleon, San Juan de Pie de Puerto, Santa Engracia.. se pueden visitar sin problemas en una mañana saliendo desde Abaurrea.


También bien cerquita tenemos pueblos y sitios relevantes en la historia e identidad navarras y en apenas media hora de carretera puedes visitar Roncesvalles, Ochagavía, La Fábrica de Armas de Orbaizeta, la Foz de Lumbier, Sangüesa…


Desde aquí, por carreteras de montaña, puedes ir a pasar el día a otros valles del Pirineo ¿quieres sentir las brumas de Baztan? ¿ir a ver el Roncal, cuna del tenor Julián Gayarre? ¿Conocer la ruta de los oficios en Burgi? ¿Acercarte a los Hórreos de Aezkoa? Si pones estos puntos de interés sobre el mapa comprobarás que Abaurrea Alta – Abaurregaina se encuentra en su centro, por lo que, aunque apartados del mundo, estamos bien cerca de lo mejorcito de Navarra.



2.- El silencio

La mayor parte de la población en Europa se concentra en las ciudades. Esto lleva consigo una serie de factores ambientales de los que la gente, en general, no es consciente pues los han interiorizado y conocido durante toda su vida: han nacido con ello.



Venir a Abaurrea Alta te hará consciente de lo que se halla “bajo ese asfalto”. Verás la tierra verde y blanda, y sentirás la pureza del aire sin smog ni chimeneas industriales, los cielos estrellados que se verían si apagamos las farolas… y el silencio.

Realmente no es un silencio total, es un constante sonido ambiental de árboles que trinan, zumbido de insectos, cencerros, y voces humanas charlando amigablemente en la lejanía. Sonidos sutiles.


Como sabrás, los dos únicos tipos de células que no se regeneran en el cuerpo humano están en los ojos y los oídos, es por ello que hemos de cuidarlas. Quizás no te des cuenta de como se suicidan a marchas aceleradas en la ciudad, con las luces de neón, pantallas por doquier y ese ruido de coches, voceríos, y altavoces a todo volumen. Haz una prueba y trae los cascos para oír música. Pon el volumen habitual al salir de casa y vente, notarás como al llegar a Abaurrea Alta has de bajar el volumen más de la mitad.



Pensarás ¿cómo he podido escuchar la música tan alta? Es fácil, para competir con todo ese ruido ambiental de la ciudad, inexistente aquí.

3.- Gente estupenda

Contra lo que se piensa habitualmente de los pueblos, que están habitados por gente extraña, introvertida, desconfiada y recelosa, aquí no encontrarás los clásicos movimientos de visillo detrás de las ventanas.


La gente pasea y hace sus labores saludando abiertamente al visitante. De hecho, para muchos de nosotros, hablar con los turistas es una manera de conocer cómo se vive en otros lugares. Los comentarios más escuchados son ¡qué maravilla! ¡qué verde está todo! ¡qué bien se respira! ¡qué gusto da dormir con manta en agosto!


Aunque en general, somos muy diferentes todos nos une algo que está por encima de nuestras opiniones políticas, nuestra religión o nuestros intereses particulares. Esto que nos une es que hemos decidido vivir aquí porque nos gusta nuestro entorno
Cuando nos dicen eso de “no sabéis lo que tenéis aquí…” nos hacemos los tontos para dejar que se expresen pero (y esto es un secreto) lo sabemos bien y por eso peleamos para poder seguir aquí.




4.- Nuestro Patrimonio Inmaterial

Abaurrea Alta – Abaurregaina es un lugar muy rico en patrimonio inmaterial, intangible. Aquí se ha mantenido el dialecto propio del valle, el Aezkera o Aetzaren uskara. Este es el idioma que hablan varias familias de nuestro pueblo en sus casas, pues aunque no sirva para comentar un partido de futbol en el bar, es sumamente útil para las actividades diarias dentro de casa. No tiene una palabra para traducir un penalti pero tiene 30 para definir cada pequeño rincón de la cocina.



Anualmente nos visitan filólogos para entrevistarse con las personas que lo hablan, e incluso quien no lo habla lo utiliza de manera cotidiana, pues los campos, caminos y objetos de casa, aperos y vestimenta, se nombran en este idioma.

También es un pueblo que ha sabido mantener su memoria mediante la tradición oral y leyendas. No tendréis problemas para escuchar historias sobre “aquella vez que los maquis asaltaron el pueblo”, “la bruja que vivía en la cueva y adoptó a una niña”, “cuando en las casas se hacía el matatxerri o matacuto”…


Se mantienen ritos como reservar el mejor tronco para quemarlo en navidad, durante el subilaro, o colgar ramas bendecidas en el Domingo de Ramos para proteger las casas de los rayos. Las casas mantienen su nombre después de haber desaparecido y etnógrafos e historiadores han recogido buena parte de estas tradiciones e historias, también registraron expresiones propias y partituras las canciones entonadas durante la misa o en fechas señaladas.

En definitiva, si te gusta lo auténtico aquí no encontrarás franquicias ni chiringuitos, sólo gente y paisajes sin artificios, que mantienen su esencia original.



5.- Nuestro Patrimonio Material

También es un pueblo muy rico en patrimonio material, tangible. Escudos y blasones en las casas, una ermita románica, un crucero de camino, una buena colección de trajes tradicionales, abrevaderos tradicionales, una iglesia construida a pie de calle en el S.XV, una calera reacondicionada para visitas y lo que más conozco yo; nuestra colección de estelas discoideas, lápidas medievales y tardomedievales que componen la segunda colección más numerosa de Navarra y la más variada de la comunidad foral.


Si quieres llenar tu estancia con visitas culturales en Abaurrea Alta encontrarás nuestro Museo de Estelas y opción de contratar otras visitas guíadas. Como novedad, este verano se abre una sala de exposiciones con trajes y regionales y bien cerquita tienes el Museo de la Patata en Jaurrieta y la iglesia de San Martín de Tours en Abaurrea Baja. Ambos están a 4 km, el primero de ellos avanzando hacia Salazar y la segunda marchando en dirección al valle de Aezkoa y puedes ir andando.




Para ir a Abaurrea Baja se ha acondicionado la antigua cañada real por la que se movía el ganado, este camino parte a los pies de la Cantera de Abaurrea Alta y es un agradable camino por la sombra.


6.- Nuestra rica gastronomía

Si eres dado al turismo gastronómico o te consideras foddie, Abaurrea Alta - Abaurregaina te ofrece más de una agradable sorpresa. Como sabrás, por aquí no hay demasiado comercio (en el pueblo no tenemos ninguno) así que los establecimientos de la zona (Bar Pirineo en Abaurregaina y otros restaurantes cercanos en Jaurrieta, Garayoa o Aribe) tiran del producto 100% local, de kilómetro 0.




Sin tiendas, prácticamente todas las casas tienen su huerta y sus 4 o 5 gallinas y la población es mayormente agricultora y ganadera. Algunos vecinos hacen venta directa de la vaca y ternera pirenaica, una raza cárnica que tiene una veta más de grasa por lo que es más jugosa y que se salvó de la extinción gracias a las cabañas ganaderas del valle de Aezkoa.




Si vienes, podrás probar esta selecta carne, procedente de vacas que pastan la mayor parte del año en libertad, sin estrés ni maltrato, a su aire. También te recomiendo que pruebes cualquier plato que tenga patatas, pues este es un lugar donde se siembra o planta el tubérculo y su sabor intenso no tiene nada que ver a las patatas que probarás en otro sitio ¡buenísimas!

Tenemos varias tradiciones gastronómicas; antiguamente era común matar al cerdo entre varios vecinos y hacer los chorizos, jamones y embutidos a consumir. 

Una serie de recetas de las vecinas de estos pueblos fueron recopiladas en los libros “recetas de abuelas vascas” y algunas de ellas las hemos compartido en este mismo blog para que las pongas en práctica, estés donde estés.



Y además de la ternera pirenaica o la patata, el pueblo te ofrece otras sorpresas como la posibilidad de que salgas tú mismo a recoger avellanas, fresas, endrinas, manzanas silvestres o busques setas y hongos. Para hacerlo, sólo has de adquirir un vale de recogida a la venta en el Bar y en el Ayuntamiento.

Y una última sorpresa gastronómica, las migas del Bar Pirineo. Jose Ignacio, cocinero ocasional del lugar, ganó el premio de La Mandarra con este plato. En el programa, le obligaron a cocinarlas con los productos de una marca que patrocinaba el concurso, pese a esto, el plato hizo las delicias del jurado y ganó el preciado delantal de premio. ¡Imagínate como están las migas de pastor que prepara José Ignacio con los productos que sale a buscar él mismo! Si quieres probarlas puedes encargarlas para una determinada fecha en nuestro Bar-Restaurante-Alojamiento rural.



7.- Paisajes de cuento

Tanto en los caminos que recorren nuestro término municipal, como en aquellos senderos sombríos y plagados de musgo te encontrarás como en mitad de un cuento de hadas.

Los campos verdes, las casas llenas de flores, los montes… forman parte de un escenario que parece sacado de las líneas de “el señor de los anillos” o “juego de tronos”.



Mires donde mires acabarás cautivado, no obstante, la visión más espectacular la tenemos hacia el este, y es que en esta dirección tenemos los Pirineos, una asombrosa panorámica desde la que vemos algunos montes pirenaicos de Francia, Navarra y Aragón. ¡Sencillamente espectacular!


8.- Flora

Contamos bien cerca del pueblo con bosques de hayedos, robledales y coníferas. Más de un estudiante de botánica se ha sacado el graduado clasificando nuestras especies vegetales, algunas endémicas (que sólo crecen bajo unas determinadas características ambientales que tenemos) como el Narciso Poético o Pipirripi, que puedes verlo florecer a mediados de Mayo.


Gran variedad de líquenes, indicadores naturales de la calidad del aire que tenemos, orquidias, digitalis, bocas de dragón, orégano, endrinos, bojes.. la lista es interminable.



Si vienes harás bien en traerte la cámara de fotos y salir a fotografiar plantas, cuando acabes las vacaciones dedicas unos días a clasificarlas y disfrutas de todo lo que has aprendido recordando tu escapada a Abaurrea Alta.



9.- Fauna

Nuestra biodiversidad es extraordinaria, tanto en cantidad y variedad de flora como en la de fauna. Si te gustan los animales disfrutarás como nunca en Abaurrea Alta – Abaurregaina; insectos, anfibios, aves, mamíferos, peces.. ¡tenemos de todo! Así que, si por el contrario tienes aversión hacia ellos tu estancia puede convertirse en una auténtica terapia de choque.



También multitud de animales domésticos; gallinas, cabras, gatos, perros, caballos y vacas pasean y pastan a sus anchas por nuestro término municipal.

En este blog encontrarás una buena lista de los que llevo vistos e identificados hasta la fecha, de otros aún me falta por escribir; milanos, alimoches, quebrantahuesos, lirones, martas, comadrejas, lirones, tejones..



Estamos en un sitio ideal para salir a buscarlos. También, quizás, puedas contactar con algún vecino para que te enseñe su cuadra, estas visitas les encantan a los chavales y con ellas comprenden mejor lo que significa la dura (pero gratificante) vida en el campo.  


10.- Opciones y oportunidades para tu desarrollo personal y profesional

Si estás pensando adquirir una casa en Abaurrea Alta o sus cercanías quizás tengas miedo de que tu vida, en este entorno, entre en stand by o pausa. Nada más lejos de la realidad y te cuento por qué:



Tanto en Abaurrea Alta como en otros pueblos cercanos no hay apenas servicios, no hay tiendas pero cada vez también hay menos bares y restaurantes. Ni que contarte de otro tipo de comercios donde comprar ropa, calzado, libros… Esto puede ser una brillante oportunidad para el emprendizaje ya que siempre habrá un mínimo de mercado asegurado, y luego, un mercado algo mayor entre los visitantes en aquellos meses de temporada alta.



Nuestros campos son fértiles por lo que si tienes en mente algún proyecto para cultivar o de producción animal trasladar tu empresa a nuestro municipio aumentará el valor de tus cultivos, pues estamos en un entorno, como ya te he contado, privilegiado.



Cualquier cosa que te imagines podría funcionar aquí; guarderías, centros de día, salones de entretenimiento, clases particulares… y todo ellos con el plus de que aquí encontrarás locales y casas con un precio por metro cuadrado más que competitivo.

¿Y el teletrabajo? Hoy en día hay muchas maneras de trabajar desde casa, por ahora contamos con un sistema de Wifi gratuito en el pueblo pero pronto tendremos también fibra óptica así que si barajas la posibilidad de trabajar desde casa o desde la oficina, no se me ocurre por qué no podrías hacerlo con vistas a los pirineos.

También, aunque parezca mentira, puedes encontrar trabajo por cuenta ajena si dispones de medio de transporte y estás dispuesto de pasar de media hora a la hora diaria para ir a trabajar. Diariamente se ofrecen trabajos diversos en pueblos cercanos: en Espinal, en Valcarlos, en Sangüesa o Aoiz. Suelen ser trabajos de temporada pero hay de todo y puedes consultar las ofertas online seleccionando la oficina de Aoiz.  




Bueno, pues hasta aquí los 10 importantes motivos para venir a conocer el pueblo de Abaurrea Alta o trasladarte definitivamente aquí. ¿Necesitas alguno más? Cuéntamelo y te sigo convenciendo…

Un saludo y hasta el miércoles que viene.

jueves, 30 de mayo de 2019

90 días de fotos en Abaurrea Alta (1/2)

Hola, hoy vengo con una de esas entradas de fotografía en la que comparto las mejores instantáneas que he tomado por aquí y te cuento un poquillo sobre ellas.

1.- Empezando el día en Abaurregaina - Abaurrea Alta 


Empieza el día en Abaurrea Alta y para tomar fuerzas a media mañana, nada mejor que detenerse en el Bar Pirineo, pedir un café bien cargado y salir a su terraza para saludar, una por una, a muchas de las montañas del Pirineo que vemos desde aquí. Es hora punta y nuestra particular M-30 se llena del trasiego de lavanderas que caminan tranquilamente sobre el asfalto. 

2.- El mismo paisaje con otros colores


El camino de Elkamear se enmarcaba en el color negro del invierno el 14 de Marzo de este año 2019, la nieve aún no se había derretido en los bordillos y el monte lucía desnudo. 


El 19 de Marzo el mismo camino mostraba un aspecto muy diferente, cayó una pequeña nevada por lo que pasó a predominar el color blanco y los grises de la nieve sobre las ramas de los árboles. 


El 4 de Mayo, por fin, la primavera llegó a Abaurrea Alta y también a Elkamear, aún había algunos árboles, previsores, que se mantenían rezagados al brotar. El blanco y el gris dio paso al verde en este camino. 


Y aquellos árboles desnudos de Marzo gozaban de este aspecto tan verde y lozano el 13 de Mayo. Ya ves, el mismo paisaje cambia - y mucho - con el cambio de estación. ¡Y aún nos queda el otoño! entonces, esa masa forestal pasará al naranja y al amarillo... ¡Nos sobran los colores en Abaurrea Alta!


Otro ejemplo, aquí algunos campos que vemos de camino al bosque de Antxondoa, que es esa masa de árboles grises y blancos que vemos en la foto. Así estaba el lugar el 19 de Marzo con la pequeña nevada que cayó.


Y la misma foto tomada a principios de este mes de Mayo. ¡Menudo cambio! Lo que antes era gris y blanco ahora es una mezcla de verdes espectacular que huelen a primavera. 


Estos cambios (sutiles o abruptos) se ven en todos los rincones de nuestro término municipal, por ello, muchas de las personas que deciden tomarse unos días para conocernos vuelven en diferentes épocas ¡se ve tan distinto! 

3.- Si lo tuyo son los pájaros, mejor venir en Marzo y Abril

´

Si eres de los que disfruta dando un paseo prismáticos en mano para ver pajarillos nuestro pueblo es ideal para ello, especialmente en los meses de Marzo y Abril cuando la temperatura es algo más agradable y los árboles están pelados. Lo que ahora es un paisaje arbustivo repleto de trinos, en aquellos meses me procuró muchas sorpresas agradables. Por ejemplo, la pose de este -que aún no he identificado- tan colorido. 


El resto del año seré incapaz de saber a que pájaro pertenece ese canto que se escucha entre las hojas del abedul, en estos meses previos a la primavera, en cambio, puedo fotografiarlos sin problema. Si tu tienes más maña que yo -que seguro que si- tu visita a Abaurrea Alta te dejará un montón de recuerdos con estas aves


A algunos de ellos los reconozco (e incluso conozco sus costumbres) por haber escrito una entrada en este blog sobre ellos. Este, por ejemplo, sé que es un Colirrojo Tizón, insectívoro y bastante abundante en los parques y jardines de nuestro pueblo. No suelo verlo en mis paseos por San Miguel pero si, y mucho, en el Museo de Estelas


Uno de los pájaros que más veces he visto en este tiempo ha sido el Troglodytes Troglodytes, el chochín, aquel pájaro comprimido que identifiqué el año pasado. Parece que ya han tomado la costumbre de hacerse el nido entre la vegetación de casa así que este año también les tengo dando vueltas por aquí. 


Estoy siguiendo todo el proceso, el cortejo, la fabricación del nido, la puesta y ahora la alimentación de las crías... Tengo el nido bien cerca y es divertido escuchar (que no ver) a los ruidosos polluelos cada vez que alguno de los progenitores se acerca con la comida. 


También es tiempo de Herrerillos, los reconocerás fácilmente si te fijas en sus colores; amarillo para el pecho y azul para el cogote. Son bastante confiados y hacen buenas migas con los carboneros. Algunas veces, cuando les pongo pan en el comedero, un herrerillo viene, coge un trozo y no tarda en avisar al resto. Al poco ya tengo a una buena bandada de herrerillos y carboneros ignorando, felices, la operación bikini a base de carbohidratos.


Cualquier paseo, por el monte o por los caminos que dividen los campos, puede convertirse en una salida ornitológica en los meses de Marzo y Abril. Yo no salgo demasiado y el mismo día que vi este petirrojo tropecé con cuervos, picarazas, el mito y varios milanos, ¿cuántas especies serías capaz de ver tu si vas expresamente para ello? te animo a que lo hagas y nos lo cuentes para darnos envidia. 

4.- Comenzando la temporada ´19 en el Museo de Estelas - Abaurregainako Hilarriak


Además de escribir y mantener este blog, desde 2016 trabajo en el único Museo - Cementerio - Laberinto que hay en el mundo y que ¡sorpresa! está en Abaurrea Alta, adosado a su iglesia. Este espacio requiere un constante mantenimiento que se realiza con medios manuales, lo que yo llamo "jardinería zen", consiste en quitar una por una la maleza que pueda dificultar el paseo y disfrute del patrimonio, guiar la hiedra que cubre el recorrido por el laberinto y hacerlo siempre respetando la biodiversidad del lugar y con buen humor. 


En el comienzo de esta temporada de actividad, la tercera en la que participo, se ha registrado un hecho abrumante, y es que el número de visitas de Abril alcanzan la suma de las que hubo en abril del 2016, abril del 2017 y abril del 2018, y lo mismo ha ocurrido en el mes de mayo. Vienen de diferentes lugares de la península pero también de otras regiones: Mexico, Alemania, Francia.. Todos resaltan la belleza del lugar y la satisfacción con la atención recibida. 


Nuestro equipo de vigilantes, ante el aumento de visitantes, se han sumado a las reivindicaciones de los vigilantes del Louvre y nos han amenazado con iniciar una huelga indefinida, por lo que nos hemos reunido con ellos y, tras arduas negociaciones hemos pactado una subida salarial de una latita de sardinas al mes, por lo que nuestro museo continuará abierto y seguirá a disposición del visitante, como hasta ahora.


Si nos visitas uno de estos días te encantará lo florida que tenemos la entrada, con las flores de los vecinos y algunas que crecen entre el cemento. Una vez dentro, quizás llegues para ver las clemátides en flor (este año el frío les hizo que luzcan un poco más apagadas, pero siguen siendo preciosas) o puedas combinar tu visita con agradable un paseo por Otsobide para ver y oler los pipirripis, esos narcisos poéticos endémicos del pirineo, que ya han florecido tiñendo de blanco la vega. 

Continúa aquí